ACIERA DISTINGUIÓ A MUJERES SOLIDARIAS EN LA LEGISLATURA PORTEÑA

19 Mar ACIERA DISTINGUIÓ A MUJERES SOLIDARIAS EN LA LEGISLATURA PORTEÑA

El pasado martes 13 de marzo, en el Salón Dorado de la Legislatura porteña, se realizó la 14º entrega ininterrumpida de las PLACAS ACIERA MUJER, que otorga el departamento femenil de ACIERA en reconocimiento a mujeres destacadas en distintos ámbitos de la sociedad, en el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer. La misma tuvo lugar en Perú 160 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Susana Calot de Ibarbalz, titular del departamento y el diputado Claudio Cingolani, fueron los anfitriones ante un auditorio colmado. Entre los presentes estuvieron el Director General de Cultos porteño, Prof. Federico Pugliese; el titular de ACIERA y su Director General, pastores Rubén Proietti y Jorge Gómez, respectivamente; Jorge Ibarbalz, miembro de la comisión directiva de Sociedad Bíblica Argentina (SBA), y público en general.

Las homenajeadas en este encuentro fueron seis mujeres que sobresalen por su trabajo, solidaridad y dedicación en pos del bien común. Fueron acreedoras de las placas Amancia Cordero, Martha Roguín de Rodríguez, Betty Ivy Morris, Silvana Corso, Ana Teresa Aguirre y la Dra. Beatriz Balian de Tagtachian.

Luego de entonar las estrofas del Himno Nacional Argentino, bajo la dirección de Constanza Bongarrá, Federico Pugliese fue el primero en dirigirse a los presentes: “Tengo un profundo agradecimiento para con ACIERA, en este caso ACIERA Mujer, donde cada año compartimos un encuentro profundo, reconociendo con tenacidad y valentía por el bien común a mujeres que se entregan en valores; quiero felicitar a las integrantes del departamento femenil, con quienes trabajamos mano a mano desde hace tres años”.

“No puedo estar ajeno a este momento que estamos viviendo, donde vemos que los derechos de los más indefensos son vulnerados, atentando a la vida; no hay mejor que una mujer luchadora hasta último momento para defender la vida humana”, concluyó Pugliese.

A continuación fue Rubén Proietti, presidente de ACIERA, quien se dirigió al auditorio: “Agradezco al diputado Claudio Cingolani la apertura de esta casa en esta ocasión. Cómo no festejar este día todos los que estamos a favor de la verdad y la justicia”. “Nuestro Señor Jesucristo dignificó a la mujer. La Biblia nos habla de mujeres exitosas como Lidia, empresaria, y también de Dorcas”, refirió el Presidente de ACIERA.

Para concluir, escogió una frase de William Golding, premio Nobel de Literatura, conocido por su gran clásico “El señor de las moscas”, y señaló: “Creo que las mujeres están locas si pretenden ser iguales a los hombres. Son bastante superiores y siempre lo han sido. Cualquier cosa que le des a una mujer siempre lo hará mejor. Si le das esperma, te dará un hijo; si le das una casa, te dará un hogar; si le das alimentos te dará una comida; si le das una sonrisa te dará su corazón; engrandece y multiplica cualquier cosa que le des”. “Dios las bendiga en su día”, finalizó.

Claudio Cingolani, legislador porteño, expresó: “me enorgullece estar en familia. Me enorgullece dignificar al hombre y la mujer. Hoy podemos mostrar los ejemplos de mujeres que tienen un rol y dejan una huella profunda”.

“Hoy estamos en presencia de dos culturas. La del descarte, que se venció, la marginal. Pero hay otra cultura, la cual es el motor que anima, que es la del amor”.

Y finalizó diciendo: “somos hombres de fe, para construir valores. Hoy estamos aquí para mostrar valores, para defender la vida pequeña y la grande. Estoy orgulloso de la labor de ACIERA Mujer, quiero aplaudirlas a ustedes que son ejemplos de verdadera vida”.

En el discurso central, la presidente de ACIERA Mujer, Susana Calot de Ibarbalz señaló: “Nuestra gratitud a Dios como ‘dador de lo bueno’ y también a los que trabajan en esta casa representando los intereses de cada ciudadano porteño. Queremos reconocer al diputado Claudio Cingolani, que con enorme gentileza nos abre las puertas y el corazón para que en este 2018 podamos disfrutar nuevamente de este espacio tan caro a nuestros sentimientos”.

“Esta fecha nos desafía a honrar mujeres que ‘hacen el bien’, mujeres que trabajan denodadamente, muchas en total anonimato, sin prensa, sin aire en TV, pero con convicciones claras sobre el verdadero servicio al país y al prójimo. Sin embargo, no debemos olvidarnos hoy, de miles de argentinas que sufren actos de violencia física, psíquica y emocional. Para ellas toda nuestra solidaridad y cercanía, anhelando que nuestros gobernantes encuentren la manera de abordar con prontitud este flagelo que sume a muchas; recordando que en cada iglesia evangélica de cada rincón de nuestro país pueden hallar la contención y ayuda moral y espiritual que necesiten”.

“En esta tarde, honramos a mujeres valerosas, no son todas, hay millones trabajando, y haciendo cada día su tarea de amor para bendición de sus familias y engrandecimiento de la Patria. La Biblia es nuestra fuente de inspiración y base para vivir en sintonía con lo que Dios quiere para cada mujer, cada hombre, cada joven y anciano, en una sociedad que se debate entre la sospecha, la desconfianza, el egoísmo, el personalismo, la violencia, el fanatismo, el desamor, la enemistad. Se escuchan palabras duras y se ven actitudes crueles, que debemos reemplazar por acciones que siembren amor, compasión, verdad, paz, vida, serenidad de espíritu, encuentro y reencuentro”.

“Hoy ponemos en valor superior LA VIDA. Ante este valor supremo, se derriban otros. La vida es el bien supremo. La vida es don exclusivo del Creador. La vida sólo pertenece a las manos divinas que entretejen con misterio sacramental un puñado de células que son el inicio del ser humano completo, y ellas no serían capaces de destruir semejante tarea de diseño exclusivo. Hoy como mujeres cristianas HONRAMOS LA VIDA. La vida que prometió Jesús: ‘He venido a darles vida y vida en abundancia’. Por tanto defendemos la vida de cualquier actitud deliberada que resuelva quitarla, sea por la causa que fuese”.

“Acompáñenme ahora a observar el Nuevo Testamento; fue Jesús el que dignificó a la mujer como nadie lo había hecho: Una mujer, María, lo trajo al mundo con un embarazo no esperado; mujeres lo seguían, enfermas sanadas, esclavas del milagro, liberadas, prostitutas regeneradas; mujeres lo acompañaron a la cruz… y fueron las mujeres las primeras en verlo resucitado!! Mujeres de toda clase social y cultural, mujeres que son honradas esta tarde. Mujeres que entendieron que es ‘mejor cosa dar que recibir’”; y finalizó su alocución diciendo “¡Que Dios nos bendiga! Sólo a ÉL sea toda la Gloria”.

Al llegar los reconocimientos, en primer término hubo una mención especial y un aplauso cerrado para homenajear a la primera submanirista mujer que estuvo en el submarino Ara San Juan: Eliana Krawczyk. Luego, con la introducción de Marina Fornari, colaboradora de Aciera Mujer, dio comienzo el agasajo:

Las homenajeadas se ocupan de distintas actividades: Amancia Cordero, voluntaria del Hospital Pedro de Elizalde; Martha Roguín de Rodríguez, pastora de líderes y Misioneros en Juventud con una misión (JUCUM); Betty Ivy Morris, misionera de la Alianza Cristiana y Misionera Argentina; la Magister Silvana Corso, maestra, capacitadora y profesora; la Dra. Ana Teresa Aguirre, fundadora y presidenta de la Fundación FAIDELA (Fundación para la asistencia integral del anciano); y la Dra. Beatriz Balian de Tagtachian, actual presidenta de la Academia Nacional de Educación.

Profunda emoción invadió y colmó la sala en cada entrega. Aplausos, lágrimas, gritos de júbilo, se apoderaron del lugar.

Martha Rodríguez, de JUCUM, al recibir el presente expresó: “Es un privilegio estar acá en representación de tantas mujeres invisibles que están en el campo de batalla. Recibo la placa en nombre de cada misionera. Gracias ACIERA Mujer”.

La misionera Betty Ivy Morris, agregó: “Dios se merece que se lo reconozca. Dios está acá, allá, en cada uno que está dispuesto a reconocerlo”.

Amancia Cordero, sumó: “Quiero darles las gracias a todos. Gracias por este reconocimiento que me han dado”.
A su turno, la Dra. Ana Teresa Aguirre, titular de FAIDELA, emocionada, afirmó: “La recta final de la vida es la más importante. Lo más maravilloso es acompañar a estos seres únicos”.

La Dra. Beatriz Balian de Tagtachian, señaló: “muchas gracias por este reconocimiento. Es una responsabilidad. Seguiremos trabajando desde nuestro lugar por los más vulnerables. Muchas gracias a ACIERA Mujer”.

Por último, la magister Silvana Corso, directora de una escuela inclusiva, dejó grabado un mensaje por encontrarse de viaje en Dubai por un foro internacional de educación. “Pido que se multipliquen las escuelas inclusivas en la ciudad de Buenos Aires”. En su lugar recibió la estatuilla la vice directora del Colegio Rumania, Analía Taboada; cerró el acto con un tema musical la profesora Leticia Herrera Clark junto a sus hijas Abigail y Laura.