PLA3

06 May Encuentro nacional de Pasando La Antorcha en Villa Carlos Paz, Córdoba

Sesenta líderes representando a once provincias más las visitas de jóvenes vecinos de Uruguay y Paraguay dieron marco a este encuentro para continuar organizándose para los desafíos que atraviesan la Iglesia y la Pastoral Juvenil.

A lo largo de las reuniones se pudieron avanzar en cuestiones claves, relevantes, que se habían tratado en Santa Fe, en noviembre del 2015:

1) La puesta en común del ADN de PLA

2) Se incorporaron nuevas provincias: Neuquén, Corrientes y Salta

3) La incorporación de los sub 30

4) La reactivación de las mesas.

PLA Cordoba

Cuatro objetivos cumplidos.

“Dios inquietó nuestros corazones para orar por nuestras ciudades, y clamar por las familias, los jóvenes, los niños, los profesionales, pastores, en un mismo sentir, lo cual nos llevó a culminar en un momento especial de reconciliación entre hermanos; haciendo un acto de pedir perdón representando a quienes estuvieron enfrentados por cuestiones político-partidarias, eliminando cualquier grieta y restaurando los vínculos de hermandad y paz. Fue realmente reparador, pues sabemos que si la Iglesia alcanza esa verdadera unidad, podrá lograr todo lo que se proponga”señaló Matías Franco, uno de los jóvenes antorcheros.

Comprometidos con la transformación socio-espiritual de nuestras ciudades y nuestra Nación. Se trabajó en mesas temáticas, las cuales produjeron un informe cada una:

MESA DE POLÍTICA: Realizaron un relevamiento el cual muestra que hay poca participación en los gobiernos provinciales y en la Nación; más que nunca alentamos que este es tiempo de involucrarse más.

Respecto a la militancia de los evangélicos vemos que la trayectoria social de la iglesia en los barrios con jóvenes puede ser positiva para usarla como ‘background’ en los cristianos que se involucran en política, teniendo siempre la prudencia para saber comunicar lo que se hace, haciéndola parte activa.

Reconocemos que la grieta política que se abrió en nuestra sociedad, llegó a la iglesia. Debemos superar diferencias partidarias y anteponer los principios del Reino. La visión amigo/enemigo es de este sistema, no de Cristo. Hay que poner bases en común e impulsarlos.

La educación es un instrumento que por excelencia nos va a permitir alcanzar a niños, jóvenes y familias, y trabajar sobre las principales problemáticas: violencia, crisis familiar, etc.

Perspectiva espiritual: debemos cuidar que el enfoque sea el correcto. El de transformar nuestras ciudades y atender a sus necesidades. Necesitamos estar preparados espiritualmente para saber a qué nos enfrentamos, para que la iglesia entienda la dimensión espiritual del tema.

MESA PASTORAL – FAMILIA: Observamos el deterioro gradual de la familia en la comunidad. Divorcios cada vez más frecuentes, con razones injustificadas, y niños que viven cada vez más expuestos a crecer sin padres.

Las actuales uniones civiles heterosexuales que deforman la familia, casamientos express y recasamientos permanentes dan muestra del flagelo en nuestra sociedad.

Nos vemos en el desafío de trabajar en reconstruir familias quebradas, devolver esperanza a los divorciados y también abordar en niños, adolescentes y jóvenes tareas de prevención que les eviten errores en lo inmediato y a futuro.

Violencia: Esta se ha visto incrementada en nuestro país. Ya sea por falta de comunicación, a causa de adicciones, o por la insatisfacción propia del hombre sin Dios. La violencia se instaló a nivel doméstico, laboral, escolar, gubernamental, etc.

Entendiendo que como iglesia tenemos el poder espiritual para combatir esta milicia, hay que aprovechar los espacios que el Señor está permitiendo ocupar donde a los jóvenes y familia con un mensaje de paz. Hay herramientas a disposición, como No Más Violencia, un mensaje de Dios, Campeones de la Vida, Yo digo No al bullying, dinámicas de intertribus, ministerios deportivos, etc con un mensaje de esperanza que rescate valores morales, y provea la oportunidad de presentar el evangelio transformador de Cristo.

MESA DE EMPRESARIOS Y PROFESIONALES: Vemos que en la familia se perdieron valores. Según el Código Civil (en margen de amplitud), no hay normas, no hay distinción sexual, se habla de género. Para dejar a criterio de los jueces.
Qué desafíos peligramos a futuro: Los chicos, toman decisiones por influencia; que podamos tener respuestas claras en estos tiempos; sufrimos consecuencias de nuestras acciones y decisiones, etc.
Soluciones que podemos aportar: Seminarios para familias empresariales; grilla de seminarios para diferentes áreas de la sociedad; asociaciones de profesionales.

MESA SOCIAL – Tema Familia y Vida: Ampliar la mirada de la iglesia sobre lo social a todo espectro de la sociedad: clases bajas, clase media, clase alta. No solo fijarla en los pobres, sino en la atención a todas las personas.
Como iglesias ser coherentes con nuestro mensaje: protección de todas las familias de la ciudad sin distinción de la ciudad, y defensa de la vida en todas sus instancias, desde la concepción hasta la ancianidad.

Defendemos la vida no haciendo hincapié en el aborto. Sin discriminar con el mensaje y con las actitudes a quienes hayan pasado por esa situación. El amor de Dios derramado en la ciudad proclama la vidad, la defiende y protege. Celebramos la vida con un mensaje que muestre la importancia de cuidarla siempre.

Violencia: La iglesia en general no aborda este tema. Es urgente establecerlo como tema de agenda, atacando la violencia interna y siendo luz de paz para la violencia en la sociedad.

Hay que empatizar, ser vulnerables reconociendo las situaciones de violencia que nos afectan dentro de la iglesia.

Ser como iglesia una voz profética en la ciudad, ayudando a las víctimas de la violencia en la ciudad y estableciendo mecanismos de prevención sobre niños y familias en la ciudad.

Conclusiones:

“No tengo oro ni plata, pero lo que tengo te lo doy”, esa es la riqueza de este espacio, la generosidad de los aportes de todos desde su experiencia y de esos dones que cada uno tiene, y puestos al servicio del Reino, se potencian.

Comunicación: Agilizar medios para comunicarse vía whatsapp, facebook, etc. En esta ocasión se creó un whatsapp por mesa, que permitirá descomprimir el whatsapp general de PLA.

– Regionalización: Se acordó avanzar con encuentros regionales del PLA: Norte, Sur, Centro, etc con referentes y equipos de trabajo en cada región.

– Federalización: Seguir incorporando provincias que todavía no están en PLA. En esta oportunidad hubo 11 provincias representadas: Córdoba, Río Negro, Buenos Aires, Misiones, Tucumán, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa, Neuquén, Corrientes y Salta. Hubo participación de líderes de Uruguay.

– Continuidad de las Mesas temáticas: Cada referente pueda fomentar el contacto entre participantes para la continuidad de intercambio de experiencias, promoviendo acciones conjuntas a mediano plazo.

– Unidad de acción: Establecer fechas en común en el calendario anual, para realizar acciones comunes y simultáneas en ejes comunes como: defensa de la vida, la paz, la prevención del abuso sexual, etc. Para que con el tiempo logremos una sinergia positiva que alcance gran impacto en la sociedad.